¿Qué es un Comité de Ética?

Los Comités de Ética para la asistencia sanitaria son instancias de diálogo y debate interdisciplinar, con la misión de asesorar a los profesionales sanitarios y a los usuarios que lo soliciten en la solución de los conflictos éticos que se producen en el desarrollo de la tarea asistencial.

martes, 5 de febrero de 2019

NOTICIAS VARIAS

Incluimos una serie de enlaces que consideramos de interés para nuestros lectores:

1.- Nuestro compañero, D. Miguel Presno Linera, resume una ponencia del Congreso de Juristas de la Salud: "¿Podría ser la protección de la salud un derecho fundamental?

https://presnolinera.wordpress.com/2019/01/09/podria-ser-la-proteccion-de-la-salud-un-derecho-fundamental/

2.- Con ánimo de difundir la iniciativa del Comité de Bioética del Área 5 en relación con el II Curso-Encuentro: "Reflexión y Actualización en Bioética", proporcionamos el siguiente enlace que da acceso al mismo

https://bioeticagijon.wordpress.com/

3.- Juan Simón, médico de Familia en un centro de salud de Pamplona, ha dirigido una carta al Comite de Bioética de España con la intención de que se pronuncie sobre lo que para el es un sofisma: la falta de médicos en España. Es un argumento al que recurren todos los equipos directivos y consejeros. Nos parece interesante la idea. El enlace para acceder a la noticia:

https://www.actasanitaria.com/dimes_y_diretes/la-falacia-de-la-falta-de-medicos-ante-el-comite-de-bioetica-de-espana/

jueves, 27 de diciembre de 2018

CONFIDENCIALIDAD

La privacidad y la confidencialidad, aunque conceptos parecidos, no son lo mismo. El primer concepto tiene que ver con el individuo, mientras que la confidencialidad afecta más a las/los profesionales como depositarios de la información que nos proporcionan las/los pacientes.

No es extraño detectar informes olvidados en una fotocopiadora, un comentario abierto en un pasillo con posibilidad de poder ser oído por cualquiera persona ajena, la entrega de un documento en un casillero sin ocultarlo a la vista de los ajenos, la intromisión en una historia clínica,..., y un sinfin de ejemplos más, conocidos por todas y todos pero que curiosamente no nos llaman la atención, pero que existen y constituyen un atentado a estos conceptos que debemos preservar.

Por estas razones, varios compañeros de este Comité, han elaborado una nota recordando el deber de salvaguardar estos aspectos de la relación profesional-institución-paciente y que reproducimos aquí para su mayor difusión:

"Desde el Comité de Ética para la atención Sanitaria del Área Sanitaria I  os recordamos el derecho, deber y obligación que tenemos todos en respetar y salvaguardar la confidencialidad de todos los datos de los pacientes, que por nuestro trabajo diario conocemos.
Los pacientes, y  todos somos pacientes, tenemos derecho a que se nos garantice la confidencialidad  de nuestros datos,  y a que se respete nuestra intimidad.
 Todos los profesionales que trabajamos en salud  tenemos el deber y la obligación de garantizar la confidencialidad y  preservar la intimidad  y privacidad del paciente, su protección es un deber ético y una obligación legal para todos,  no solo no comunicando a terceros datos personales y de salud de los pacientes, sino también haciendo un uso adecuado de la Historia Clínica, accediendo a ella solamente cuando sea necesario por la labor profesional que cada uno desempeña.
Han aumentado considerablemente las solicitudes de trazabilidad de la historia clínica, y también  las sentencias condenatorias con inhabilitación profesional y  prisión,  por acceso indebido a la historia clínica.


En el Artículo X del Código Penal, en los artículos 197, 198 y 199 se imponen penas de prisión a quien  sin estar autorizado  utilice datos de carácter personal, y por vulneración del secreto profesional".



EUTANASIA Y SUICIDIO ASISTIDO

Remito un enlace para que podáis visualizar un reportaje de la TPA en la que ha participado Miguel Angel Presno Linera, miembro del Comité de Ética de nuestra Área sanitaria, además de Sergio Gallego y otros personalidades, que considero tiene interés:

https://www.rtpa.es/video:asturias%20semanal_551544918537.html?fbclid=IwAR3q4D9nJp0WRVfjvrpU94ctYlK3Vdof0Fphyn0nZdzVAHCgkkF-4WYxxCo

miércoles, 24 de octubre de 2018

A VUELTAS CON LA EUTANASIA Y SUICIDIO ASISTIDO

A raíz de la admisión a trámite de sendas propuestas con la finalidad de despenalizar y regular la eutanasia, una a propuesta del Parlamento de Cataluña y otra del PSOE, a debatir esta última el 25 de este mes y que tiene la posibilidad de salir aprobada, se ha generado un intenso debate en los medios de comunicación con opiniones en contra de proceder en tal sentido.

Por tal motivo, creo que es necesario recordar y señalar lo siguiente:

1. La población española parece estar a favor de la eutanasia: las encuestas del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), ya en 1992, revelaba que un 78% de ciudadanos y ciudadanas estaban a favor de cuidados paliativos y un 66% se mostraba de acuerdo con que la ley permitiera a los médicos poner fin a la vida de un enfermo terminal que lo solicitase. Un 49% afirmaba estar de acuerdo con que esta decisión la pudiera tomar un familiar. Encuestas posteriores de la misma entidad, año 95, 2008 y 2009, un 62% se mantenían a favor del suicidio asistido, 7 de cada 10 se mostraban de acuerdo con la eutanasia respectivamente y el 73,6% a favor de la regulación respectivamente, de los cuales un 60% eran votantes del PP y un 90% de IU o PSOE. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU, 2000) ponía en evidencia que 3 de cada 4 españolas y españoles estaban de acuerdo con la eutanasia.


2. Los y las profesionales de la medicina también están a favor de su regularización: el CIS de 2002 encontraba que un 41,5% opinaban que había que cambiar la ley a favor de la eutanasia y el suicidio asistido para enfermos terminales que lo soliciten, e incluso un 18,4% lo haría extensivo a no terminales con grandes sufrimientos físicos o psíquicos. En esta encuesta se afirma que el 80% de los médicos jamás ha recibido petición de eutanasia, y el 91,9 nunca ha recibido petición de ayuda al suicidio. Estas cifras son diferentes a las reflejadas por la OCU en el 2000: entre un 65% de médicos y 85% de enfermeras reconocían haber recibido petición de eutanasia o suicidio asistido; también, que un 21% de los médicos dice haber participado en su práctica.

3. Instituciones de Cataluña (no tiene ley de muerte digna) como el Observatorio de Bioética y Derecho (2003), el Instituto Borja de Bioética (2005) y el Consejo Consultivo de Bioética (2006), se han manifestado en el sentido de legalizar estas cuestiones.

4. El conocimiento de la legalización de estas prácticas en Bélgica, Holanda, Luxemburgo, Suiza, EE.UU., Colombia y Australia, y los resultados, consecuencia de la evaluación efectuada,  han aportado elementos importantes para el debate y han contribuido a desmentir argumentos en contra como el de la “pendiente deslizante”, merced a la cual, estas prácticas se aplicarían a personas vulnerables

Tanto el Partido Popular (PP), Ciudadanos, como la Organización Médica Colegial (OMC) y la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL), hacen énfasis en la existencia de unos buenos Cuidados Paliativos (CP) para que lleguen a toda la población que lo requiera ( entre 70.000 y 100.000 personas que los necesitan no los reciben) e incluso proponen la elaboración de una Ley Orgánica que los ratifique y aglutine las llamadas “leyes de muerte digna” elaboradas por las distintas CC.AA.

Para el PP el problema simplemente no existe, lo que demuestra ignorancia de la realidad de las encuestas mencionadas más arriba y de los diferentes casos aparecidos en los medios de comunicación de aquellas personas que no querían seguir viviendo en determinadas condiciones. Ante la propuesta del PSOE registra una enmienda a la totalidad que es un corta y pega de una Ley de Derechos y Garantías de las Personas en el Proceso de Morir que la Asamblea de la CC.AA. de Madrid aprobó en marzo de 2017.

Ciudadanos insiste en garantizar una Ley de Cuidados Paliativos argumentando que las personas no tienen que elegir entre el suicidio y el horror y si desconocemos que derechos garantizados tenemos al final de la vida, no sabremos cual debe ser la postura sobre la eutanasia. Solo decir que el suicidio no está penado, forma parte de la libertad del individuo y que el horror es seguir viviendo bajo un elevado índice de sufrimiento.

La OMC se ampara en su Código Deontológico (Art. 5 apartado 1 y Art. 36 apartado 1, 3 y 5), a pesar de reconocer que se pueden aplicar las medidas encaminadas a facilitar el bienestar, incluso, si estas acortan la vida, aceptando la sedación en la agonía y ante un síntoma refractario. Otros argumentos que esgrime:
-          Se hace demasiado para retrasar la muerte y demasiado poco, y tarde, para aliviar el sufrimiento.
-          Sesenta mil personas se mueren al año en España con dolor; legalizar una forma de acabar con ellos es una indecencia.
-          La sedación paliativa es un tratamiento médico. Es lo último que podemos hacer por el paciente y no se puede confundir con la eutanasia.
-          La eutanasia no es un problema médico y va en contra de ser médico.
-          El resultado de las encuestas depende de cómo se hagan las preguntas. Con unos buenos cuidados paliativos no se pide la eutanasia.
-          La sociedad y la medicina pueden ofrecer algo más que anticipar la muerte.

Los médicos no evitamos la muerte y si debemos aliviar el sufrimiento, que como bien dice el referido Código, con medidas que pueden acortar la vida. ¿No es una contradicción con el último punto argumental?. El dolor puede ser un síntoma refractario, ¿es una indecencia aplicar una sedación terminal?. La eutanasia si es un problema médico al no constituir una excepción su planteamiento, y el error es carecer de una regulación en su aplicación.

La SECPAL insiste en los aspectos deficitarios que todavía tiene el desarrollo de los CP en España como una alternativa a la eutanasia. Está claro que esto hay que hacerlo, pero no resuelve ni alivia el sufrimiento que caracteriza a casos como el de Ramón San Pedro, Luís Marcos, Inmaculada Echevarria o Andrea Lago y el de otras persona afectas de esclerosis lateral amiotrófica que han aparecido en los medios de comunicación. ¿El sufrimiento de estas personas, no es un síntoma refractario?.

Bajo un punto de vista jurídico, Javier Pérez Royo dice que “no hay ningún argumento contra el reconocimiento de la vertiente negativa del derecho a la vida, es decir, del derecho a la propia muerte. Todo lo contrario. El derecho a la vida entra dentro del círculo de la libertad personal y no hay, en principio, ninguna razón para negar a un individuo el derecho a poner fin a su vida”. J.L. Beltran Aguirre opina que la negativa a la eutanasia se cimenta en la ética propia de la tradición cristiana y no es constitucionalmente aceptable comprometer la laicidad del Estado, que según el Tribunal Constitucional ha de ser entendida, además de como posición neutral, como actitud positiva frente al fenómeno religioso.

Efectivamente, la imposición de una moral y ética cristiana, es la razón fundamental que aunque no se diga, esta detrás de las posiciones de determinados sectores.

Si analizamos desde un punto de vista ético el debate aplicando los consabidos principios, tampoco se sostiene la negativa a su legalización.

Déjese hacer al legislativo y quien quiera someterse a ella si reúne los requisitos previstos en la Ley, lo solicite. Será un alivio para muchos profesionales sanitarios y, también, para muchas personas. Quien no quiera someterse a la participación en su práctica, puede ejercer la objeción de conciencia.

Por favor, no me nieguen a morir cuando y como yo quiera, porque esto si es un atentado contra mi dignidad en particular, y en general, contra las de las personas.


Juan Antonio Salcedo Mata


viernes, 6 de abril de 2018

COMITÉ DE BIOÉTICA DE JARRIO Y DÍA MUNDIAL DE LA SALUD

            Este próximo sábado, 7 de abril, es el Día Mundial de la Salud. Fue propiciado por la OMS con el fin de  que todas las personas deberían hacer efectivo su derecho al grado máximo de salud que se pueda lograr en todo el mundo, para todos los ciudadanos de un país o región, sin discriminación por razones económicas o de otro tipo

            El lema de “salud para todos” ha constituido la base para avanzar en la cobertura sanitaria universal de aquí que la OMS siga incidiendo y animando a los países firmantes de los acuerdos en relación con los Objetivos de Desarrollo Sostenible que pongan en marcha medidas que hagan efectivo dicho lema. Según esta organización, es decisiva la firme voluntad política para su consecución.

            En nuestro país, estamos sufriendo una regresión importante en el alcance de este derecho por las medidas que nuestros dirigentes políticos han tomado con la excusa de la crisis económica. El conocido Real Decreto-Ley 16/2012 ha supuesto la base para retirar asistencia sanitaria a inmigrantes y a otros colectivos e introducir copagos para los pensionistas cuyas consecuencias se han traducido en muertes de personas y en la imposibilidad de retirar medicamentos y agravamiento de diferentes patologías crónicas.

            A pesar del llamamiento de diferentes organizaciones internacionales en contra de estas medidas, se ha persistido en implantar políticas restrictivas que han generado una desigualdad en aumento y sin precedentes en nuestro país.

            Como Comité de Bioética, no podemos quedarnos callados ante la situación que se ha generado, fruto de los recortes y políticas de austeridad con la excusa de mejorar la sostenibilidad del sistema sanitario público. La descapitalización del mismo ha originado un importante deterioro y así, servir de excusa para decir que la gestión pública es peor que la privada. Por este motivo nos unimos a las críticas que desde otras organizaciones se han vertido a propósito de este día conmemorativo.


https://www.actasanitaria.com/los-presupuestos-generales-del-estado-2018-alejan-a-espana-de-la-cobertura-sanitaria-universal/

miércoles, 7 de marzo de 2018

8 DE MARZO, DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER TRABAJADORA

Desde hace varios días, los medios de comunicación destacaban y destacan la convocatoria internacional de huelga para el día 8 de marzo, día internacional de la mujer trabajadora. En 1857, tal día como este, un grupo de trabajadoras del textil, salieron a las calles de Nueva York para protestar por sus malas condiciones laborales; desde entonces y después de otros acontecimientos, se decidió fijar esta fecha para conmemorar la efeméride.

A pesar del tiempo transcurrido desde entonces, las mujeres siguen abocadas a la marginación, precariedad laboral y salarial, acoso y, lo que es más lamentable, a la muerte por violencia machista. 

No vamos a incidir más en los argumentos que han motivado y fundamentado la huelga convocada y que seguro conocéis, pero si expresar nuestro apoyo a la misma como Comité de Bioética del Área Sanitaria de Jarrio, y animaros a participar y estar en la calle. El éxito está asegurado y confiamos en que de una vez por todas se pongan e implementen medidas para evitar esta lacra humana y social. 

Para terminar, decir que la situación de la mujer no se cambia en un día, y hay que mantener uno tras otro y de manera constante, el propósito del cambio. Todos unidos, mujeres y hombres.


lunes, 19 de febrero de 2018

A PROPÓSITO DE LA JORNADA MUNDIAL DEL ENFERMO

            Se instituyo por el Papa Juan Pablo II en mayo de 1992 con el objetivo de asegurar la mejor asistencia posible a los enfermos. El lema para la de este año (11 de febrero) es “acompañar a la familia en la enfermedad”.

            Me parece correcto, pero estimo que también hay que tener en cuenta otros factores que evitan la enfermedad y en otros que mejoran la atención. Se me ocurre, por ejemplo:

1.- No a las políticas que producen desigualdad, pobreza y exclusión social.

2.- Si a las políticas que distribuyen la riqueza de forma equitativa.

3.- No a la privatización de los servicios públicos. La sanidad no se vende, se defiende.

4.- Si a los Servicios Nacionales de Salud con cobertura universal sin discriminación alguna y de provisión y financiación públicas.

5.- No al hospitalocentrismo.

6.- Si a los Servicios Nacionales de Salud centrados en la Atención Primaria.

7.- No a los recortes sanitarios.

8.- Si a los Servicios Nacionales de Salud enfocados a la resolución de problemas y necesidades en salud mediante una adecuada planificación sanitaria.

9.- No a la carestía excesiva de los medicamentos y abusos de la industria farmacéutica.

10.- Si a la eliminación de los copagos sanitarios que gravan la enfermedad.

11.- No al uso excesivo de la tecnología sanitaria.

12.- Si al uso de una tecnología bien planificada a tenor de necesidades y previa evaluación de sus resultados en salud.

13.- No a las dilatadas listas de espera.

14.- Si a una atención pertinente en el tiempo según naturaleza del problema.

15.- No al uso indiscriminado de los procedimientos preventivos, diagnósticos y terapéuticos.

16.- Si a las medidas que eviten efectos adversos y mortalidad sanitariamente evitable.

17.- No a la práctica de una medicina defensiva y paternalista.

18.- Si a la práctica de una atención que después de escuchar al paciente, aporte información clara, entendible, respete la autonomía del enfermo y favorezca su participación en la toma de decisiones.

19.- No a la escasa evaluación de los resultados en salud.

20.- Si al uso de la epidemiología para una correcta evaluación de los resultados en salud.

21.- No al encarnizamiento terapéutico ni a la medicalización de la vida.

22.- Si a la humanización de la atención sanitaria como exigencia ética y al fomento activo y cumplimiento de las voluntadas anticipadas.

23.- No a la tendencia a no realizar visitas domiciliarias, incluso a pacientes terminales: Si no hay curación, cuida, si no es posible cuidar, acompaña.

24.- Derecho a unos cuidados paliativos integrales con atención al enfermo, familia y entorno.

23.- Derecho a una muerte digna y a la regulación del suicidio asistido.